La transmisión de valores en el área de Educación Física

0

IOM SPORT Y LOS JUEGOS OLÍMPICOS

La actividad física y el deporte nos permiten conectar con diversos valores y emociones.

Educar desde el cuerpo y el movimiento como lo hacemos los profesionales del área de Educación Física es una maravillosa tarea. Crear juegos, inventar reglas, generar herramientas que a nosotros y al otro le permita superarse es uno de nuestros desafíos.

Parte de la misma consiste en poder ajustarnos a la realidad en la que vivimos. Una realidad de vida moderna que nos marca que los tiempos han cambiado. La concentración, la resolución de situaciones conflictivas y la paciencia cada día se ven más acotadas.

Yo llamo “mundo delivery” a este mundo moderno en el que con un sólo dedo resolvemos muchas necesidades y en el juego/deporte también aparecen. Lo vemos a menudo en nuestras clases cuando proponemos desafíos para resolver situaciones y algunos chicos nos preguntan “pero qué tenemos que hacer “, buscando “la solución” inmediata.

Este año, para el Iom Sport que se lleva a cabo en nuestra Escuela Comunitaria Arlene Fern, nos propusimos profundizar los valores que podemos poner en juego “cada vez que entramos a una cancha” o simplemente nos ponemos a jugar. En ese sentido creemos en la competencia como un sano ejercicio de aprendizaje.

La competencia a veces es vivida sólo como una valoración por el resultado. El que gana es bueno, sirve, es mi ídolo. El que pierde es malo, no sirve, tiene que cambiar.

No es desde ahí que la valoro. Considero que el camino y el proceso son los ejes que nos marcarán y dejarán huellas (aprendizaje).

Para ello, por ejemplo, vale preguntarse:

  • ¿Campeón es el que intenta o el que gana?
  • ¿Qué se necesita para ser campeón?

En las múltiples respuestas que pueden aparecer, hay una que considero central y es la siguiente:

  • Si juego solo, no puedo ser campeón; necesito de otros que jueguen conmigo

Entonces los objetivos de la competencia comienzan a abarcar mucho más que el resultado. Aparece la valoración de la superación de uno mismo, lograr ir más allá del “no puedo” que surge cuando algo es difícil y el desafío de búsqueda de alternativas cuando los caminos son más complejos.

Nuestro IOM SPORT OLÍMPICO 2016

Divididos en 4 colores los alumnos de toda nuestra Escuela Primaria compiten durante el año en algunas clases de Educación Física. El cierre es un día entero jugando diferentes deportes, en los cuales cada equipo suma puntos para su color. Al finalizar, hay un campeón.

Aprovechando el año olímpico y haciendo un paralelismo con los JJOO de Rio2016, cabe recordar que:
Hubo 10.500 deportistas que llegaron, desfilaron y compitieron.
Se entregaron un total de 2012 medallas entre Oro, Plata y Bronce entre los 42 deportes realizados.

Continuando en esta línea, podemos decir que apenas el 20% de los deportistas que llegaron al Juego Olímpico ganaron una medalla. ¿Eso significa que el otro 80% perdió?

Claramente que NO fue así. «El competir» como nosotros lo vemos, tuvo muchas maneras diferentes a las que habitualmente se valoran:

Equipos que mejoraron sus posiciones en relación a torneos anteriores, otros que lograron ganar más partidos que en otras oportunidades, los que ganaron apenas su 1° partido olímpico o los que simplemente pudieron jugarlo por 1° vez en su historia perdiendo todos sus partidos.

Al igual que en nuestro IOM SPORT hubo campeones y medallistas que, para lograr estar allí, precisaron de otros que compitan con ellos, que intenten primero superarse a sí mismos para ver si con eso alcanzaba para superar a los demás, que siguieron un plan y se prepararon intensamente, que seguramente tuvieron que resolver dificultades en el camino. Que intentaron llegar a su máximo potencial para exponerlo frente a otros en una competencia.

Los medios de comunicación a veces nos confunden y toman al resultado como único parámetro de evaluación. El resultado sin dudas nos conecta en una primera instancia con las emociones (alegría, placer al ganar, tristeza, dolor por perder). Es inevitable que así suceda, pero es la puerta del aprendizaje en la medida que nos animemos a buscar qué hubo detrás y después del mismo.

Por eso es que en nuestra Escuela Comunitaria Arlene Fern, valoramos la competencia como un sano espacio de aprendizaje ya que con o sin medallas y en el intento de superación se aprenden, transmiten y se ponen en juego los mismos valores.

Prof. Pablo Wydra
Coordinador de Educación Física

Escuela Comunitaria Arlene Fern

 

 

 

Leave A Reply