Aprender inglés desde temprana edad

0

¿Inglés desde salita de 18 meses?

Todavía no habla español… ¿está bien que ya tenga inglés en jardín?

Todavía no pronuncia bien el castellano… ¿conviene que escuche otro idioma?

Todavía no me entiende bien cuando yo le hablo… ¿no es mejor esperar un poco más?

Éstas y muchas otras preguntas surgen cuando nuestros hijos comienzan su jardín y vemos que hay inglés desde salita de 18 meses.

Pero… ¿por qué no?

El aprendizaje de un idioma es un desafío para todos aquellos que lo hemos experimentado alguna vez.  Pero cuando los chicos son pequeños ¿lo viven de la misma manera?

Los niños tienen la capacidad para aprender un idioma tan naturalmente y sin frustraciones como aprenden a sentarse, a comer con cuchara o a gatear.

Los niños tienen:

  • aptitudes auditivas y fonéticas que naturalmente presentan
  • facilidad para escuchar y reproducir sonidos
  • capacidad imitativa
  • capacidad de fantasear y usar su imaginación
  • una memoria involuntaria y en pleno desarrollo.
  • un gran poder de imaginación que les permite concentrarse en situaciones imaginativas en las que se presenta el material lingüístico de la lengua extranjera

Los niños pequeños absorben contenidos y conceptos con mucha facilidad. Su mayor capacidad de aprendizaje es en edad temprana. Cuando de adulto aprendemos una lengua traducimos de la lengua materna al nuevo idioma, en cambio al aprender desde niños se absorbe el lenguaje y las frases de la misma manera, no importa cuál sea el idioma que escuchamos. A esta habilidad se la denomina “adquisición del lenguaje”, no traducción. Además, cuanto antes aprendemos una lengua, más fácil es adoptar el acento nativo. 

El aprendizaje de un idioma toma tiempo, en especial cuando no es el idioma materno. Los niños no aprenden las lenguas inmediatamente, sino que la inmersión toma muchos años; durante este período, siguen un proceso de desarrollo que en líneas generales coincide en todas las lenguas naturales: atraviesan  distintas etapas que van desde el balbuceo a poder decir  una o dos palabras, para luego alcanzar la producción de múltiples palabras: los niños construyen primero las oraciones simples y más tarde las compuestas.

El niño no aprende un idioma con palabras, lo aprende con frases cotidianas a través de la exposición al mismo mediante una inmersión diaria.

¿Cómo hacemos en nuestra escuela para brindar el tiempo de inmersión necesario?

Particularmente en nuestro jardín, comenzamos con las clases de inglés semanales en las salitas más pequeñas: 18 meses y 2 años.  A partir de los  3 años se incorpora una teacher en la sala que acompaña a nuestros alumnos a lo largo de toda la jornada escolar. Conforma pareja pedagógica con la docente de sala.  Además de los momentos de clase dedicados a  la enseñanza puntual del idioma con proyectos específicos del área, esta presencia de la docente de inglés permite sumar  situaciones  comunicativas permanentemente: cuando se saludan, al momento de desayunar, cuando realizan actividades de arte, al despedirse. Gradualmente esto irá dando  paso a otros momentos  centrados en la estructura formal de la lengua a medida que los niños avancen en nuestra escuela primaria.

“Los lenguajes se vuelven difíciles cuando alcanzamos una conciencia metalingüística de nuestro primer idioma y lo comparamos con otro». Tracey Tokuhama

Karin Meischenguiser
Directora departamento de inglés
Nivel inicial y Nivel primario

 

 

Leave A Reply