Ajnasat Orjim – Algo más que invitar a un amigo a jugar

0

Ajnasat Orjim es un precepto bíblico que nos permite reflexionar acerca del valor de recibir en nuestra casa y hacer sentir bienvenido a nuestro visitante. Es un valor a trabajar con los niños, un  aprendizaje a construir acorde al modelo familiar.

Existen algunas pautas a tomar en cuenta cuando invitamos amiguitos en edad de jardín a compartir un rato de juego

-Podemos hacer la primera invitación compartiendo un espacio neutral: un pelotero, una plaza blanda, un juego en la plaza, donde el acento este puesto en compartir el juego.

-Tomar en cuenta las edades de los niños, nenes de 2 y 3 años pueden compartir un tiempo acotado de juego (no más de 1 hora) y con la presencia, el acompañamiento e intervención directa de un adulto, mamá o papá.

-Previamente a la llegada del amigo, seleccionar con vuestro hijo que juguetes está dispuesto a compartir y separarlos del resto de las pertenencias. No todo lo quieren compartir, es necesario que perciban que se les respetará preservar sus “tesoros”.

-Preparar con vuestro hijo la merienda que convidarán al invitado es un modo más de mostrar la hospitalidad y el “ser sujeto activo” del acontecimiento.

El lugar del adulto es en las edades más tempranas es el de organizador del juego, observador participante si lo requiere la situación y de atención y mediador ante posibles tironeos y conflictos emergentes. Observarán un juego paralelo es decir comparten el espacio a veces los materiales y pueden con vuestra intervención coincidir por breve lapso en una escena de juego. Luego cada uno desarrolla su propia fantasía.

Representan escenas de la vida cotidiana, el trabajo de los papis, el acunar a un bebé, preparar la comida, salir de viaje, disfrazarse, cantar y bailar son actividades lúdicas que se observan en estas tempranas edades.

Sugerimos no invitar a más de un amiguito, en cada oportunidad ponerse de acuerdo es una construcción…y son pequeños para lograrlo exitosamente…si son varios al mismo tiempo.

Cuando de niños de 4 o 5 años se trata, la presencia del adulto sigue siendo necesaria para intervenir, observando el transcurrir del juego y pautando claramente las normas de la familia.  Por ejemplo: “En esta casa se juega con la puerta de la habitación abierta”, “Cada uno va solo al baño” “No se permite subirse a los muebles”.

La curiosidad por las diferencias sexuales anatómicas emerge en esta edad, es el lugar del adulto preservar el cuidado y la intimidad de cada quien, por lo que la puerta abierta permite prestar atención y cuidado a los niños.

Los juegos reglados simples comienzan a atraer la atención de los niños: memotest, dominós, quien es quien, juegos con masa y elementos, así como los juegos de dramatización las actividades grafo plásticas siguen siendo los clásicos.

¡Les deseamos disfruten de la experiencia de jugar!

“Los beneficios del juego son considerables e indiscutibles. Jugar es una fuente inagotable de placer, alegría, descubrimientos, reto y satisfacción, que permite un crecimiento equilibrado del cuerpo, la inteligencia, la afectividad, y la sociabilidad. Ahora y siempre el juego es y ha sido un elemento fundamental en el desarrollo de las personas. Imprescindible para un armonioso crecimiento.

Un niño que juega es un niño sano”

 

Lic Alejandra Mecikovsky
Vice directora de Nivel Inicial

Leave A Reply